Tecnologías de la información RSS

Retos éticos de la nueva economía

Argandoña Rámiz, Antonio

 

Editorial: IESE

Documento original: Ethical challenges of the new economy: An agenda of issues

Año: 2002

Idioma: Inglés

  • icoImprimir
  • icoDescargar Inglés
  • icoComentar
  • icoCompartir

Sólo ahora, en los albores del siglo XXI, empezamos a darnos cuenta del verdadero impacto de los cambios que se han producido de la mano de la nueva economía. Desde una perspectiva ética, la revolución tecnológica no ha planteado unos problemas económicos o de gestión tan radicalmente nuevos como para que necesitemos un "nuevo" tipo de ética.

Sin embargo, ha generado una gran cantidad de problemas éticos de nueva generación que van desde actividades negativas como la piratería informática, las violaciones de los derechos de autor y las conductas inmorales y agresivas, hasta otros aspectos positivos, como el desarrollo económico de las zonas más deprimidas y la defensa de los derechos humanos.

En su documento "Ethical Challenges of the New Economy: An Agenda of Issues," el profesor Antonio Argandoña, titular de la Cátedra del Economía y Ética de IESE, analiza los principales retos éticos a los que se enfrentan las empresas que operan en la nueva economía. Argandoña saca a la luz un amplio abanico de problemas tecnológicos, económicos, sociales, de gestión y morales que se han derivado del uso de las TIC (tecnologías de la información y la comunicación). Este tema es especialmente importante ya que la nueva economía está movida por la información, las ideas y el conocimiento, tres ingredientes esenciales de cualquier decisión empresarial.

Argandoña se concentra en las tres características básicas de la nueva economía: un cambio tecnológico basado en el conocimiento y la información, la globalización y la nueva organización empresarial flexible basada en redes.

La cantidad de problemas morales vinculados al conocimiento y la información ha aumentado como consecuencia del uso generalizado de las TIC. Por ejemplo, las nuevas tecnologías facilitan la invasión de la privacidad de las personas, bien "infiltrándose" en sus ordenadores o bien recopilando información sobre su salud, ideas políticas o creencias religiosas. Y puesto que las TIC giran en torno a la información, a menudo intervienen cuestiones éticas, como la veracidad y precisión y el uso adecuado de la propia información.

La globalización es otra característica distintiva de la revolución tecnológica. Argandoña discute varios problemas éticos relativos a la economía mundial, incluidos los retos de los países en vías de desarrollo y la creciente desigualdad entre los niveles de salarios y renta. Sin embargo, concluye que la nueva economía no es la causa de las desigualdades entre países, y que la ética empresarial debe considerar su contribución general al bien común.

Por último, Argandoña se fija en las implicaciones éticas de la nueva organización de las empresas como negocios flexibles basados en redes. Trabajar dentro de una red implica compartir, lo que crea problemas de justicia, confianza y transparencia. Además, las empresas actuales deben ser mucho más flexibles, lo que implica que los antiguos "contratos sociales" entre los agentes están sujetos a frecuentes revisiones, lo que crea incertidumbre.

Argandoña concluye su análisis de los retos éticos de la nueva economía reflexionando sobre la nueva economía en sí. Cree que el resultado final de la revolución tecnológica no depende de las TIC sino de las decisiones de las personas que las inventan, desarrollan y distribuyen.

Subir >