Liderazgo y dirección de personas RSS

  Trabajo artístico para dos 

Álvarez Alvarez, José Luis; Svejenova, Silviya
Imprimir Compartir

Los profesionales creativos -actores, cantantes, músicos, cineastas y otros artistas- necesitan la ayuda y el respaldo de un productor. Pero, naturalmente, los productores son extremadamente escrupulosos a la hora de decidir a qué personas y a qué proyectos dan su apoyo, por lo que los artistas a menudo tienen dificultades para establecer una colaboración con alguien dispuesto a correr el riesgo que supone respaldar su proyecto artístico.

Y aun en el caso de que artista y productor se encuentren, la relación con el productor puede ser problemática: los productores desempeñan una función liberadora en relación a la creatividad artística, pero también imponen restricciones. Estas limitaciones, combinadas con la incertidumbre del "mercado laboral artístico", llevan a algunos profesionales creativos a intentar hacerse cargo del aspecto empresarial de su trabajo artístico, fundando sus propias compañías productoras.

En este documento, el profesor del IESE José L. Álvarez (en excedencia) y la candidata doctoral Silviya Svejenova exponen la paradoja de cómo la combinación de dos actividades distintas y, en cierto sentido, contradictorias -el arte y los negocios- puede desatar la creatividad. Ilustran su tesis con el ejemplo de directores de cine españoles que son dueños de sus propias productoras. El documento incluye un detallado estudio sobre los hermanos Almodóvar, Pedro y Agustín, cuya compañía, El Deseo, ha producido todas las películas de Pedro Almodóvar desde 1985, incluida "Todo sobre mi madre", ganadora de un Oscar.

Un artista que se dispone a producir su propia obra tiene que asumir tanto tareas artísticas como tareas empresariales, las cuales, por naturaleza, exigen actitudes y aptitudes diferentes o incluso incompatibles entre sí. En la mayoría de los casos, la persona creativa no puede, por sí sola, cubrir las facetas artísticas y de producción de su obra. Necesita un socio que se ocupe de las negociaciones y de la producción. Y ese socio ha de ser alguien muy próximo a él, en quien pueda confiar plenamente y que, además, sea capaz de confiar su propia carrera a la del artista.

Los autores examinan cómo dos personas sostienen una única carrera, encajándola en su propia organización de producción y sus propias redes de relaciones. Ilustran con numerosos ejemplos cómo, una vez disociada la actividad artística de las estructuras restrictivas de los mercados laborales y de las organizaciones tradicionales de producción, es necesario encuadrarla en una estructura social de creación propia, basada en sólidas relaciones afectivas y de confianza.

Artículo basado en:  Symbiotic careers in movie making: Pedro and Agustín Almodovar
Editorial:  IESE
Año:  2000
Idioma:  Inglés