Liderazgo y dirección de personas RSS

  La valiosa (e inadvertida) aportación de los empleados multiculturales 

Fitzsimmons, S.R.; Liao, Yuan; Thomas, David C.
Imprimir Compartir



Cuando pensamos en diversidad cultural, solemos asociarla a la diversidad en nuestro entorno. Tal vez tengamos proveedores, clientes, socios o competidores de otros países. Quizá nuestra compañía sea una corporación multinacional y trabajemos con personas de diferentes procedencias en el día a día, ya sea cara a cara o bien en un equipo virtual.

Pero la diversidad cultural también puede darse en nuestro interior. Las personas multiculturales son aquellas que han internalizado y se identifican con más de una cultura. Por ejemplo, con frecuencia los inmigrantes, sus hijos y sus nietos pueden internalizar e identificarse con más de una cultura.

Estos empleados multiculturales pueden ayudar a las compañías internacionales a operar de forma transfronteriza, conectando a personas de diferentes culturas y haciendo uso de razonamientos complejos para resolver problemas a nivel internacional.

Según una investigación de Stacey R. Fitzsimmons, la profesora del IESE Yuan Liao y David C. Thomas, su perspectiva única les permite aportar un conjunto diferente de capacidades y habilidades a las situaciones con las que se encuentran en tanto que expatriados, miembros de equipos virtuales multiculturales o líderes globales. "Los individuos con más identidades culturales tienen un mayor capital social y más habilidades interculturales", afirman los autores en un artículo publicado en el Journal of International Business Studies.

Por desgracia, las compañías rara vez se organizan para aprovechar las competencias de los empleados multiculturales, en parte porque ni ellos ni sus directivos suelen ser conscientes de su aportación en el trabajo. Así pues, ¿cuáles son las ventajas de tener empleados multiculturales?

Habilidades interculturales
La primera ventaja obvia de las personas con múltiples culturas son sus conocimientos lingüísticos, con los que pueden ayudar en tareas de traducción, tanto dentro como fuera del lugar de trabajo. En su estudio, los autores han descubierto que a los empleados multiculturales de una organización sanitaria se les pedía con frecuencia que realizaran pequeñas traducciones informales para los pacientes, aunque la organización contara con intérpretes profesionales en plantilla.

Estos empleados también suelen tener mejores habilidades interculturales, tales como la de adaptarse o resolver problemas relacionados con la diversidad cultural. Esto se debe a que las personas desarrollan un mayor abanico de herramientas cuando se identifican con más de una cultura. Es decir, entienden los valores, las normas y las conductas apropiadas en más de un contexto cultural. Por ejemplo, un chino-canadiense será capaz de comunicarse tanto de forma directa como mediante alusiones indirectas, dependiendo de la audiencia que tenga delante.

Además de contar con herramientas culturales, los empleados multiculturales también desarrollan competencias que les permiten llegar a razonamientos complejos como resultado de su experiencia en la gestión de conflictos culturales. Intentarán entender de dónde procede cada punto de vista, sus consecuencias y limitaciones, así como sus características comunes. Al diferenciar esas perspectivas contrapuestas y establecer vínculos entre las ideas, los individuos desarrollan una estructura cognitiva más compleja y pueden elaborar estrategias alternativas en las interacciones interculturales.

Redes sociales más amplias

Las personas que pertenecen a varios grupos culturales forman círculos sociales más diversos de manera natural. Esto se debe a que tendemos a desarrollan más vínculos con los miembros de nuestro propio grupo.

El proceso de diferenciar entre las personas dentro de nuestro grupo cultural y el resto se complica cuando los individuos tienen tres o más culturas. Si tienes amigos cercanos canadienses, españoles y chinos, serás menos propenso a utilizar una dimensión cultural para trazar una frontera entre los miembros de tu grupo cultural y los demás. En vez de eso, recurrirás a otros criterios para construir vínculos sociales sólidos, tales como la personalidad, los intereses compartidos, la profesión, etc. En consecuencia, el abanico de tus amistades será mayor.

Bienestar psicológico
A pesar de estas ventajas, para los empleados multiculturales también hay desafíos. No es fácil conciliar los conflictos que generan las diversas culturas, con valores, normas, premisas y comportamientos que a menudo se contradicen entre sí. Por ejemplo, un inmigrante de segunda generación en Canadá cuyos padres sean chinos puede percibir que la identidad de su lugar de nacimiento le alienta a ser independiente y autónomo, mientras que la identidad del lugar de nacimiento de sus padres le empuja a convertirse en la persona que sus padres o su jefe esperan que sea.

Por lo tanto, cuando las personas se reconocen como parte de más de una cultura, son más propensas a sentirse inseguras sobre quiénes son en realidad por las exigencias contradictorias de sus múltiples identidades.

Un activo infravalorado

Muchas veces los empleados multiculturales y sus líderes no son capaces de reconocer las aportaciones que pueden ofrecer a sus compañías. Un cambio en la forma en que se percibe a tales empleados en el lugar de trabajo se traduciría en una mayor confianza para realizar contribuciones positivas.

Más allá de la diversidad cultural entre individuos, habría que considerar también la diversidad en el interior de los individuos. Frecuentemente, los equipos esperan que los individuos multiculturales actúen como enlaces, porque es más probable que cuenten con redes sociales transfronterizas y mayores habilidades lingüísticas.

Esta es una buena manera de aprovechar las habilidades de los empleados multiculturales, aunque las compañías deben tener cuidado con hacer un uso excesivo, ya que pueden sobrecargarlos.

Los directivos que trabajan con equipos multiculturales deberían revisar la cantidad de horas que sus empleados multiculturales invierten realizando actividades de nexo, coordinación o traducción (cultural o de idioma). También deberían considerar si este papel es esencial para su rendimiento en el contexto organizativo, como lo sería en el caso del personal de recepción de un hotel internacional, o si es periférico, como en el caso de los profesionales sanitarios que dedican tiempo a tareas de traducción cultural, una actividad que otras personas especializadas realizarían de forma más efectiva.

Sobre la investigación
Los autores llevaron a cabo tres estudios, en los que participaron casi 1.200 personas, para comprobar la relación entre los patrones de identidad multicultural y los resultados personales, sociales y de desempeño en el trabajo. En el primero participaron estudiantes multiculturales, el segundo se realizó entre empleados de una cadena hotelera y el tercero implicó a trabajadores de una organización sanitaria.

Este artículo es una adaptación de "Cultive a sus empleados multiculturales", publicado en el número 146 de la Revista de Antiguos Alumnos del IESE.
Artículo basado en:  From Crossing Cultures to Straddling Them: An Empirical Examination of Outcomes for Multicultural Employees
Editorial:  Palgrave Macmillan
Año:  2017
Idioma:  Inglés