Contabilidad y control RSS

  Un rescate muy rentable para el bolsillo de algunos banqueros 

Jagolinzer, Alan D.; Larcker, David F.; Ormazábal, Gaizka; Taylor, D.J.
Imprimir Compartir


El análisis de las transacciones en Bolsa de más de 7.000 directivos de la banca estadounidense revela una pauta que, en algunos aspectos, sorprendió a los profesores Alan D. Jagolinzer, David F. Larcker, Gaizka Ormazabal y Daniel J. Taylor. Los cuatro, que coincidieron en la Universidad de Stanford cuando estalló la crisis financiera, decidieron investigar cómo los altos directivos y consejeros del sector operaron con las acciones de sus empresas antes y durante la convulsión bursátil de los años 2007-2009.

Gracias a los requisitos de transparencia de la Securities and Exchange Commission (SEC) de Estados Unidos, cualquiera puede ver cuándo un alto directivo o consejero opera con acciones de su empresa. Como describe el artículo de los profesores, algunos directivos de la banca con conexiones políticas con los organismos regulatorios del sector obtuvieron unos beneficios de hasta el 8,89% durante el punto álgido de la crisis. Fueron el resultado de anticiparse al programa TARP (Troubled Asset Relief Program), el multimillonario rescate que el Gobierno activó en octubre de 2008 y de nuevo a principios de 2009.

Crisis y rescate
La crisis financiera de 2007-2009, la peor desde la Gran Depresión, sigue proyectando su alargada sombra, tal y como demuestra la lenta recuperación de la economía.

En plena tormenta, cuando el colapso de grandes instituciones financieras parecía una amenaza cierta, diversos líderes del Congreso se reunieron con el secretario del Tesoro, Henry Paulson, y el presidente de la Reserva Federal, Ben S. Bernanke, para negociar un plan de rescate.

El resultado fue el programa TARP, un plan para adquirir activos tóxicos y acciones de un "amplio abanico de instituciones financieras", entre ellas los bancos "demasiado grandes para caer", por valor de 250.000 millones de dólares. Finalmente, 707 entidades se beneficiaron del programa entre octubre de 2008 y junio de 2009.

En total, el TARP generó unas ganancias a los bancos de entre 86.000 y 108.000 millones de dólares.

Es a quién conoces
Ormazabal y sus colegas de Stanford, Wharton y la Universidad de Colorado se preguntaron cómo operaron en Bolsa los ejecutivos del sector antes y durante la crisis. Dado que el rescate del TARP influyó decisivamente en los mercados, quisieron saber si las transacciones de quienes se codeaban con los diseñadores del TARP fueron diferentes.

Los datos de la SEC, que son públicos, muestran no solo quiénes operaron con las acciones de sus empresas, sino también aquellos que se sentaban en consejos o trabajaban con los políticos, funcionarios y reguladores del sector bancario más relevantes, ya fueran de la Reserva Federal, la Federal Deposit Insurance Corporation (equivalente al Fondo de Garantía de Depósitos), el Tesoro o el Congreso.

Los autores comprobaron si al menos un consejero de las entidades había trabajado o trabajaba con los organismos relacionados con el TARP. En ese caso, consideraron a todos los ejecutivos y consejeros del banco en cuestión como insiders con conexiones políticas.

Los resultados agregados muestran claramente un cambio en las operaciones en Bolsa de los directivos de la banca con conexiones políticas, se supone que previendo la aprobación de algún tipo de rescate. Durante los treinta días previos al anuncio del TARP, realizaron muchas más operaciones de compra que antes y más que los colegas de los bancos cuyos consejeros no tenían conexiones políticas según los datos de la SEC.

Los siguientes hallazgos corroboran las conclusiones de los autores:
  • Hubo un cambio en las pautas de las operaciones de los directivos del sector con conexiones políticas, sobre todo justo antes del rescate. Antes de la crisis vendían más acciones de las que compraban, pero durante la misma se convirtieron en compradores. Ese comportamiento alcanzó su punto más álgido en los treinta días anteriores a la activación del TARP: el 74% de sus transacciones fueron compras.
  • Se beneficiaron de un aumento considerable de la cotización de las acciones debido al rescate. La diferencia en la rentabilidad a un mes entre sus compras y ventas fue de un 8,89% durante el periodo en el que se inyectaron los fondos del TARP.
  • Ganaron mucho más que los ejecutivos sin conexiones políticas. En concreto, 4.500 frente a 1.600 millones de dólares.
No está claro, sin embargo, que actuaran ilegalmente. El uso de información privilegiada es muy difícil de demostrar judicialmente, pues cuesta mucho distinguir entre corazonadas, insinuaciones y divulgación de información pura y dura. "Nuestro análisis proyecta sombras sobre las operaciones de estos insiders durante la crisis, especialmente las realizadas en fechas próximas al anuncio de las inyecciones del TARP", puntualizan los autores. "Probablemente se sitúen en una zona gris desde el punto de vista jurídico".

La ventaja informativa de tener contactos
En suma, los banqueros con conexiones políticas se lanzaron a comprar antes del multimillonario rescate y el consiguiente aumento de la cotización de las acciones para después venderlas y embolsarse un suculento beneficio.

"En conjunto, nuestros hallazgos indican que las conexiones políticas procuraron a estos insiders una importante ventaja informativa durante la crisis financiera, que una parte significativa de dicha ventaja está relacionado con el conocimiento previo de la intervención gubernamental y que algunos la aprovecharon para operar en Bolsa", concluyen los autores.

Sobre el estudio
Los datos de la investigación se basan en una muestra exhaustiva de todas las operaciones de compraventa de acciones realizadas en Bolsa entre 2005 y 2011 por 7.301 altos directivos y consejeros de 497 instituciones financieras estadounidenses cotizadas, que analizaron con varios tests transversales. El estudio de los datos de las operaciones y la utilización de algoritmos para vincular variables y detectar relaciones estadísticamente significativas ayudan a exponer las conexiones ocultas que benefician tan solo a unos pocos.

Los autores consideran que existen conexiones políticas cuando al menos uno de los consejeros de estas empresas había trabajado o trabajaba en la Reserva Federal (un organismo regulador del sector bancario) la Office of Thrift Supervision (oficina de supervisión de cajas de ahorro), la Office of the Controller of the Currency (oficina del contralor de la moneda), el Tesoro o el Congreso.
Artículo basado en:  Political Connections and the Informativeness of Insider Trades
Editorial:  Stanford University
Año:  2016
Idioma:  Inglés